sábado, 26 de diciembre de 2015

Como volver a correr despues de la Navidad.

Cómo volver a correr después de las navidades

 

Comilonas, cambios de horario, viajes para ver a la familia...las fiestas navideñas llevan aparejadas una serie de alteraciones sobre nuestros hábitos y forma de vida; unas rutinas entre las que se encuentra, por supuesto, la práctica del ejercicio físico y de la carrera, unas cuestiones que optamos por descartar durante esos días. Sin embargo, después de los turrones toca ponerse en marcha de nuevo, y retomar nuestro entrenamiento después de las vacaciones no resulta siempre fácil. Ahí van algunos truquillos para que lo logres sin demasiado esfuerzo.


  • Comienza poco a poco: es imprescindible para ahorrarte lesiones. Cuando hablamos de empezar despacio, asimismo, nos referimos no solamente a la velocidad, intensidad y duración de la sesión, sino también a la frecuencia con la que sales a correr. No te excedas, olvídate de las series y adapta tu ritmo.
  • Alterna con la caminata: si te cansas rápidamente, no abandones el entrenamiento. Merece la pena que continúes caminando y que, en cuanto te notes más relajado, regreses al trote.
  • Practica el entrenamiento cruzado:  esto quiere decir que no te dediques solamente a una disciplina (en este caso la carrera) sino a varias. 
  • No te olvides de estirar y calentar: cuando volvemos a nuestras rutinas deportivas, estamos deseosos de ver cómo nos han afectado esos días de parón. No tengas prisa y acuérdate de calentar adecuadamente antes de comenzar a trotar. Sucede lo mismo con los estiramientos, fundamentales para la vuelta a la calma y para que tus músculos se recuperen rápidamente.
  • Ojito con los cambios de peso: es más que probable que, fruto de las citadas comidas familiares, hayas ganado un par de kilitos. Ten en cuenta que el peso afectará a tus articulaciones y, seguramente, también a tu ritmo. No te preocupes, recuperar los buenos hábitos alimentarios y hacer una buena dieta depurativa (siempre asesorado de un especialista, por supuesto), te ayudarán a volver a la normalidad.
  • Descansa: resulta fundamental que le des a tu cuerpo un tiempo para recuperarse. Evita salir todos los días a correr, con tres a la semana bastará para recuperar el ritmo. También conviene que duermas lo suficiente y que tu sueño resulte reparador. Si no te sientes descansado cuando te levantes, deberías comprobar su calidad (la de tu sueño). Hacerlo es posible gracias a ciertos wearables -relojes o pulseras- que no solo monitorizan el ejercicio sino también la forma de dormir
  • No desesperes: no puedes perder de vista que has tenido un parón y que, evidentemente, tus resultados no serán los mismos que cuando corriste por última vez. Ten paciencia y persevera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario